Publicado el 2 comentarios

Mug Cakes. Bizcochos en taza listos en 5 minutos

El domingo pasado fue el 7° cumpleaños de Curiosa_2. Como está en plena fase “cocinillas“, uno de sus regalitos fue el libro “MUG CAKES. Bizcochos en taza listos en 5 minutos“, uno de los estupendos libros de Su y Mc, fundadores de Webos Fritos (os enlazo su web porque es magnífica, ¡no dejéis de visitarla!).

Para mí, elegir y cocinar una receta de esta web significa éxito rotundo, que puedo confiar en que la receta ha sido probada y requeteprobada, y que no voy a perder ni el tiempo ni los ingredientes (salvo catástrofes naturales propias de almas descarriadas, por supuesto). Y esto, para un tripadre y una trimadre exhaustas, es #oropuro.

Curiosa_2 enseguida se puso a repasar el índice que viene al final y eligió para la cena suya y de sus hermanos el “Mug cake salado de tomates y aceitunas” (¡sin aceitunas!). Ella se mueve con soltura por la cocina desde muy pequeñita, es muy organizada y enseguida reunió todos los aperos necesarios para empezar.

Curioso_3 no perdía detalle, y Curioso_1 estaba listo para actuar en caso de que fuera necesario, porque ya se había leído el libro de cabo a rabo y sabía que había un utilísimo apartado sobre “¿Qué le pasa a mi mug cake?”, unos consejos para antes de empezar y unos truquis geniales (¡como el de dónde colocar la taza en el microondas!)

Finalmente salieron los tres mug cakes de la foto. Alguno más “artístico y loco” que los otros, pero de sabor estaban ¡tremendos! Y ya ficharon el “Mug cake de huevo y jamón York” para desayunar algún finde, quizás probando a ponerle la miga de alguno de los panecillos de espelta integral que solemos hacer para desayunar.

Hoy probamos dos recetas más, pero dulces, y la única modificación que hicimos fue rebajar a la mínima expresión la cantidad de azúcar.

A la pequeña Gente Curiosa de esta casa siempre le ha gustado hacer las cosas de forma autónoma, y este libro les encantó, porque podían estar las tres a la vez en la cocina, cada uno preparándose “su cena”, porque para preparar los mug cakes no hacen falta grandes volúmenes de ingredientes ni muchos cacharretes: con un bol, un tenedor y una taza cada una ya era suficiente. Otro detalle es que las medidas vienen expresadas tanto en cucharadas/cucharaditas como en gramos, y eso facilitó mucho la realización de la receta, porque no es lo mismo la cucharada que puede coger uno que otro, así que pesando en la báscula no hubo ningún problema.

El acompañamiento del mug cake de tomates fue un bol generoso de brécol al vapor y unas rodajitas de huevo cocido. Solo nos falta una cosa… ¡ampliar la colección de tazas! ¡Yujuuuu!

Os dejo por aquí el enlace a la página de Webos Fritos donde la propia Su os cuenta más en detalle sobre este maravilloso libro.

Publicado el 1 comentario

Sin tener ni idea I

Hola.

Sin tener ni idea de cómo va a salir esto, escribo la primera entrada de esta especie de blog, que surge en medio de una pandemia (recordemos la palara “coronavirus”, para cuando sea viejita) y a punto de mudarnos a nuestra casa “definitiva”, es decir, nos esperan kilos de cosas por movilizar y litros de pintura por untar en las nuevas paredes.

De momento, intentaré contar en las entradas de este blog ideas, recursos, libros, materiales, actividades… que nos han servido para saciar las ansias de conocimiento y de aprender que tienen especialmente las tres personas pequeñas con las que MadreCuriosa y PadreCurioso convivimos: Curioso_1, Curiosa_2 y Curioso_3, que en este momento tienen 9, 6 y 4 años respectivamente, y son las criaturas más increíbles que he conocido jamás. A las tres les dedico este blog, a modo de álbum de recuerdos. Para que el olvido no nos coma (porque yo, de alma escritora y literaria… ¡tengo más bien poco!).

Al principio todo estará un poco manga por hombro, pero poco a poco lo iremos puliendo y mejorando, por si alguna vez esto ve la luz cibernética, y alguien más aparte de nosotras, nos lee. ¡Bienvenidas todas las personas que nos encuentren!

Y me despido con un rápido-cutre-intento de haiku:

Nadie nos va a ver“,
dijo una mota a otra.
Pero nos sienten“.